domingo, 5 de junio de 2011

//*^ Una Nueva Historia ^*//




   Prologo (1)      

  Canada 1993

Tan solo tenía dos años
Mi familia y yo estábamos en el parque.
Divirtiéndonos, bromeando entre los tres.
Había mucha gente, familias, niños jugando, bebes gritando de alegría, unos columpiándose, riendo entre ellos.
Y yo estaba ahí. Pero aun así, sentía que algo está mal, tenía uno de esos presentimientos, pero uno malo. Aun asi seguía riendo y  sonriendo, por no pasar estos momentos con mi familia.
Me baje de un salto del columpio. Volteo a ver si seguían en la banca mis padres mirándose mutuamente.
Comencé a caminar.
Mi mente me decía a donde ir.
Algo gritaba dentro de mí. No sabía si era bueno o malo, pero ignore esa voz desesperación.
Y seguí andando.
Poco a poco me alejaba de todos esos gritos de alegría y felicidad.
Al punto de estar en un callejón.
Oscuro.
Y una persona jadeando entre la oscuridad.
Y lo más extraños es que no tenía miedo. Me sentía atraída hacia este lugar.
En eso la persona da un grito de dolor.
Y me acerco más rápidamente.
Hasta llegar a su lado.
Había sangre en todas partes, especialmente en el pecho de aquel hombre. Joven. Con el cabello revuelto de sangre y suciedad.
-hola angelito-dice con su voz ronca, llena de dolor
-tienes muchas sangre-toco su rostro con mis manos chiquitas, él se tranquiliza con mi toque y sonríe.
Suelta un suspiro
-eres mi ángel, tan bella y amable-su voz suena con tristeza.
-buscare ayuda, quieres que lo haga?-
-no…, te necesito aquí, a mi lado-
Me siento en el piso húmedo. Y lo miro tomando su otra mano suelta. El me la aprieta con cariño.
-sabes…, deberías estar con los demás niños del parque…, hasta acá puedo escucharlos reír-dice el joven
-me gusta estar aquí contigo-le dije sonriendo. Él se ríe en voz baja y luego comienza a toser.
-pero no me conoces…, tus padres no te han dicho que no deberías hablar con extraños…, como yo?-
-sí, pero tú no eres un extraño para mi, quieres que haga algo por ti? Ir por agua o traerte una enfermera hasta aquí, si tienes miedo a los hospitales, como yo. Solo dilo  y yo te ayudare-
-claro!...-dice emocionado-escucha con atención-ahora el me mira con aquellos ojos plateados-yo ya me voy a morir angelito, pero antes de que me vaya, te daré ,mi gran don, porque si no alguien más, con malas intenciones lo usara de una forma… no adecuada-empieza a toser de nuevo-y tú, mi angelito, he visto tu corazón, y alma y … sé que usaras mi don y mi alma de forma adecuada y te ayudara mucho en tu futura y larga vida que … te espera. Pero primero angelito, tú debes de decidir si quieres o aceptas… lo que te estoy ofreciendo. Aceptas cuidar y usar mi don de forma adecuada, junto con mi alma que te protegerá… en tu vida?-
-sí, quiero cuidar tu corazón y tú alma junto con tu don, no quiero que tu corazón este malito y enfermo. Mi mamá dice que cada persona tiene su don y que siempre hay que cosecharlo, y así podemos desarrollar más dones-
El me da su última sonrisa
-y asi es. Dalilah?; si?; necesito que te pares aun lado mío- y lo hago
-Ahora esto te pertenecerá; Y Dalilah?: si?; confió en ti-
Y en eso sus ojos se cierran. Y cuando ocurre eso, una luz sale de su pecho de aquel joven. Una luz hermosa.
Que luego se adentra, dentro de mi pecho.
Y luego todo se vuelve confuso.





2 comentarios:

  1. Hay segunda parte???? No me puedes dejar con la duda! Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encnatado!!!!
    Me fasino como le llama a la niña mi angelito!
    Hermoso!

    ResponderEliminar